¿Qué son los procesos obsesivos?

Nuestra psicóloga Sonsoles nos cuenta qué son y cómo se originan los procesos obsesivos.

Los procesos obsesivos en una persona se caracterizan por el perfeccionismo, la exigencia, la necesidad de control, la disciplina… Suelen ser personas con unos principios y valores muy arraigados, dispuestas a sacrificarse o posponer las gratificaciones por un bien mayor, muy cuidadosas, formales, temen mucho los errores o se sobre-responsabilizan de las cosas. Sienten que de ellas depende que todo mejore, preocupadas porque se hagan las cosas como “deben” ser.

La crianza de las personas obsesivas

Si nos vamos a la historia de una persona con estas peculiaridades, encontraremos seguramente vivencias de una crianza que suscita la vergüenza, incluso por pequeños errores. Ser regañadas por cosas banales, gritos repentinos por algún fallo, transmitir que nunca es suficiente, que siempre se puede mejorar… Esto va dejando una sensación de que uno/a básicamente es malo, insuficiente, dañino o propenso a cometer errores.

Contener las emociones

La persona obsesiva contiene las emociones, y las controla por miedo a que las cosas se le vayan de las manos. El pensar se convierte en su manera de sentir. En un momento dado pueden desarrollar síntomas en un intento de controlar su mundo interno. Éstos síntomas aparecen con una intencionalidad, una función, y en ellos se esconde una simbología o significado de lo que le ocurre por dentro a la persona, aunque no se vea a simple vista. Los pensamientos obsesivos estarían, por tanto, directa o simbólicamente conectados con la forma específica en la que se sienten a sí mismos en “peligro”.

El TOC (trastorno obsesivo compulsivo)

Las obsesiones y los rituales que le acompañan representan dificultades en el procesamiento emocional, que evita que el individuo experimente sentimientos dolorosos, relacionados con el concepto de sí mismo/a como “malo/a”.

Por tanto, la herida emocional de una persona con trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), está asociada a la creencia de que es una mala persona por los errores que ha cometido y el daño que ha causado a sus seres queridos. Y así, la rabia y la vergüenza serían las emociones más centrales que la persona con TOC intenta evitar a través de la manifestación de sus síntomas.

Psicoterapia en los procesos obsesivos

Debido a ello, el objetivo en terapia es el acceso a ese sentimiento doloroso de vergüenza de uno mismo/a, sentido por completo, y a permitirse el enfado y la rabia, para poder transformarlo desde ahí y lograr un cambio más profundo en la persona, en la raíz del problema.

Sonsoles Blanco Pimentel – Psicóloga General Sanitaria
Colegiada nº M 32232

REFERENCIAS
Barry E. Wolfe (2005). Understanding and treating anxiety disorders: An integrative approach to healing the wounded self. American Psychological Association