Prevención y cura de enfermedades infantiles con la medicina integrativa

Sabemos que cada criatura es única, y que merece que se cuide tanto su cuerpo como su mente y sus emociones para mantener su salud y para la prevención de las enfermedades infantiles.

En Zentro Empatía buscaremos la mejor vía para recuperar la salud combinando diversos recursos terapéuticos. Consideramos -y tenemos en cuenta- el entorno que condiciona la salud infantil: familia, colegio, espacio social.

Patologías pediátricas que se tratan:

Las patologías que con mas frecuencia aparecen en edad pediátrica y que mas se benefician del manejo con medicina integrativa son:
– dermatitis atópica
– patologías del aparato digestivo: cólico del lactante, reflujo, estreñimiento, falta de apetito, intolerancias alimentarias…
– enfermedades de oído y garganta: otitis de repetición, laringitis y amigdalitis de repetición, catarros…
– problemas del árbol respiratorio: broncoespasmo y bronquiolitis de repetición

¿Qué es la medicina integrativa?

La Medicina Integrativa contempla cada persona como un ser único, considerando todos sus aspectos, físico, mental…
Procesos en general que requieren aumentar las defensas.
La salud de los niños y niñas requieren un equilibrio robusto para que los factores externos alteren lo menos posible ese equilibrio que permite muchas veces la resolución espontánea de algunos procesos patológicos.
Es importante tratar de la forma mas natural posible aquellos procesos banales (como los catarros…) que pueden derivar en patologías mas importantes.

¿Cómo evitar de abusar de medicación?

De esta manera prevenimos el «abuso» de medicación desde edades tempranas.
Para ello hay que hacer que las criaturas cuenten con los elementos necesarios para gestionar lo mejor posible las alteraciones de su salud: desde vitaminas, ácidos grasos, pre y probióticos, suplementos dietéticos e incluso herramientas para manejar sus emociones.
Todo ello dentro de una relación abierta y respetuosa con niños, niñas y sus familias, y sobre todo con una cariñosa y clara comunicación,
¡como la infancia se merece!

Es importante atender/acompañarles en sus procesos agudos, en enfermedades crónicas y de repetición, y por supuesto apoyarles en enfermedades graves.