Entre nuestras pacientes hay mujeres que han pasado por procesos muy difíciles. Como someterse a la extirpación de mamas y ovarios. Se han enfrentado con la menopausia quirúrgica por ser portadoras de la mutación del gen BRCA. La intervención les reduce del 80% el riesgo de padecer cáncer de ovario, trompas y peritoné y de reducir a la mitad el riesgo de un tumor maligno de mama si se realizan la extirpación de los ovarios antes de la menopausia.

Son mujeres muy valientes. Están sanas y cuando terminan su deseo reproductivo pasan por un quirófano para evitar una enfermedad de la que tienen un riesgo muy alto ( 85% desarrollan cáncer de mama y de un 15 a un 60% de ovario).

Uno de los efectos colaterales que les explican antes de extirpar los ovarios son los síntomas propios del climaterio: sofocos, sequedad vaginal, problemas sexuales, insomnio.

Suelen operarse alrededor de los 40 años y pensar en ello tan pronto no debe de ser fácil

Compartimos el testimonio de una de nuestras pacientes.

E, 44 años.

Llegué a la menopausia de un día para otro, decidí operarme preventivamente porque soy portadora del BRCA 1 y me extirpé ovarios y pasé por una mastectomía bilateral

De lo que sí tuve tiempo fue de darle muchas vueltas antes a todo lo que significaba y de hablar con muchos médicos. Mi sensación fue de «soledad médica» en todo ese proceso.

Hubo de todo, desde referencias a que la menopausia se había tratado como una enfermedad durante décadas pero que no me preocupara que no lo era, a un cirujano que me advirtió con su mejor talante que me convertiría en una «viejita prematura»

Mi pregunta siempre era y ¿después qué? ¿algo va a pasar, no? ¿qué puedo hacer para vivir mejor? ¿Qué puedo hacer para paliar los efectos que puede tener la menopausia?

Tenía muchos miedos, quizá por ignorancia, quizá por presión social, pero ¿entraría en depresión? ¿dejaría de disfrutar del sexo? ¿me convertiría en una anciana de 43 años?

Al final encontré a personas que sí entendían, que sí tenían soluciones, que sí me explicaban todo lo que podía pasar, lo que podía hacer y a lo que no tenía que temer. Profesionales que entienden lo que es el climaterio y que dan una respuesta holística

Ahora un año y medio después, me siento bien y no tengo ninguna gran consecuencia ni física ni psicológica. Aún así, sé que cuidar mi cuerpo, mi periné, hacer ejercicio, controlar mi alimentación y hablar de la menopausia y normalizar qué es, solo puede hacerme bien y contribuir a eliminar quitar el estigma que muchas veces conlleva

Al pasar por todo esto he recordado muchas veces la frase que nos decían cuando te venía la mestruación, «ya eres una mujer». Y cuando se va ¿dejas de serlo?

Vamos a entrar en la menopausia sin miedo y sin prejuicios ¿No contamos más que nunca con nuestras madres en esa época? ¿No tenemos amigas que nos resultan maravillosas por su experiencia y por como afrontan las cosas? ¡Unidas y acompañadas, tenemos que romper con esos temores y tabúes!

Leave a Reply