“…porque toda nuestra tarea compartida como mujeres para mejorar la salud empieza con lo que sabemos y aprendemos juntas”

Nuestros cuerpos, nuestras vidas. Colectivo para la salud de las mujeres de Boston

Cuidarnos para cuidaros

Con demasiada frecuencia he visto que en cooperativas y espacios de mujeres ya sean de trabajo o de activismo, nos cuesta celebrar y darle el tiempo que se merece a cuidarnos, estar en relación y pasar tiempos juntas por el gusto de estarlo. La mayoría de las mujeres vamos por la vida sobrepasadas de tareas y nos cuesta encontrar el tiempo, además no somos ajenas al productivismo y hacer cosas por placer a menudo lo relegamos al último lugar de nuestras prioridades.

Una noche de ocio

El pasado jueves 19 de mayo nos fuimos las socias y las colaboradoras a ver una obra de teatro juntas y después a tomar algo. Al final de nueve que íbamos a ir fuimos 6, la vida y sus imprevistos, pero gozamos de tener ocio juntas, de vernos sin prisas y sin pantallas de por medio, de conocernos un poco más, de hablar de nuestras vidas y no de trabajo. Pero sobre todo disfrutamos de estar juntas… de las risas y del placer de la relación. Para cuidar queremos cuidarnos y eso significa parar y escucharnos. No nos vale no predicar con el ejemplo. Estos momentos además de hacernos sentir parte del sistema que es Zentro Empatía nos nutren por eso los consideramos tan importantes.

Es difícil no estar en la acción y decidir cuidarse

Cada una tiene que saber y sentir que el capitalismo que habita en mí y en ti, que el patriarcado que todas, todos y todes hemos mamado no nos lo pone fácil para no estar en la acción, para no hacer pero nos va la vida en desactivar estos mecanismo que nos hacen no cooperar y disfrutar.

 

Ladies football club

La obra que fuimos a ver “Ladies football club” es teatro musical y nos cuenta cómo el fútbol femenino nace en el Reino Unido durante la Primera Guerra Mundial. En 1917 trabajadoras de fábricas textiles y municiones hace más de 100 años forman estos equipos que llenaban estadios.

Terminada la guerra muchos de estos equipos fueron obligados a disolverse por ley tras unos años de éxitos increíbles y las mujeres no pudieron volver a entrar a un estadio hasta 1971.

Sergio Peris-Mencheta dirige esta fantástica historia que cuenta con un reparto de lujo, las actrices cantan, bailan y nos muestran la diversidad y complejidad de sus personajes… Es una gran obra coral y nos resultó muy inspiradora, un homenaje a las que nos han precedido y un canto al trabajo en equipo respetando la diversidad.

Celebrar el trabajo en equipo respetando la diversidad

Salimos emocionadas y, a pesar de lo larga que fue, con ganas de juntarnos otro día para celebrar y bailar y así cuidarnos para cuidaros.

Tania, socia fundadora, fisioterapeuta, osteópata