En este segunda parte te contamos cómo abordamos el climaterio la menopausia y la madurez en Zentro Empatía.

¿Cómo afrontar esta etapa vital?

Con naturalidad, como una más, en la que vivir con plenitud.

Desde nuestra Unidad de Madurez, abordamos esta etapa desde todas las perspectivas de salud posibles, queremos que vivas tu plenipausia acompañada y con total seguridad.

  • Diafragma pélvico. Es importante tonificar esa zona y fortalecerla para prevenir incontinencia, fragilidad de la mucosa y mejorar el placer
  • Psicología. En esta etapa de transición ocurren cambios biológicos, psicológicos y sociales. Cuidar de nuestra salud mental y nuestras emociones nos ayudará a vivir este proceso desde un lugar más consciente y amoroso, pudiendo abrazar las oportunidades que nos ofrece.
  • Ginecología. Una ginecóloga experta te proporcionará toda la información necesaria para entender y acoger los cambios que van a ocurrir o están ocurriendo. En esta etapa es muy importante encontrar quien te sepa escuchar, cuidar, acompañar y tratar.
  • Nutrición. Los cambios fisiológicos van a traducirse también en cambios físicos, puede ser muy útil adaptar la dieta a las nuevas necesidades nutricionales. Mantener una dieta saludable es garantía de prevención de muchas patologías, en esta etapa vital, es imprescindible.
  • Movimiento. La casi total desaparición de las hormonas sexuales provoca una pérdida de masa muscular. Una rutina de ejercicios de tonificación, junto con una dieta adecuada, va a contribuir al mantenimiento de la composición corporal así como a disminuir la pérdida y de masa ósea y por tanto a reducir el riesgo de fractura.

Testimonios

N, 74. 

¿Se habla de menopausia?

Cuando he tenido la menopausia, había muchas iniciativas sobre eso, ahora no hay ninguna. Me parece que en estos últimos 20 años se ha reducido el interés sobre este tema. Puede que ya no tenga relación con mujeres de esa edad, y no me entere.

Mi experiencia

A los 54 años cuando me sometieron a histerectomía y ovariectomía monolateral por fibromas, dejé de tener reglas. Hasta allí no tuve ningún síntoma. Tenía periodos premestruales con mucho mal humor, nerviosismo y agresividad excepto durante el embarazo la única etapa en que me he sentido ágil en mi vida.
Al no tener reglas sabía que podía tener consecuencias físicas y psicológicas. Acudí a mi ginecólogo para cuidar de mi menopausia. Él me pautó alguna cosa para mejorar mi humor, por estar siempre un poco enfadada, pero como no mejoré me dijo que tal vez tenía mis buenas razones para estar enfadada y lo suspendimos.

La vejez

Al principio no ser cíclicas era cansado, luego te acostumbras. No me acostumbro al deterioro del cuerpo por la vejez después de los 70, pero no creo que esté relacionado con la menopausia. Lo que me ha hecho por primera vez sentirme mayor ha sido el covid y la falta de sociabilidad. Hay que ser conscientes de que hay que tener menos objetivos, y es lo que me cuesta.

 

M., mi menopausia a los 42

Los miedos

Cuando con 42 años el médico me dijo que esas reglas irregulares eran el principio de la menopausia, sentí como si se me cayera un edificio de cinco plantas; aquello era el principio del fin. Así se nos había contado: la menopausia traía necesariamente efectos desagradables (sofocos, aumento de peso, sequedad vaginal…) y, desde luego, ninguno positivo. Aquel maravilloso médico fue la única persona que me contó que no tenía por qué ser así; muchas mujeres no tenían síntomas. Aunque agradecí el mensaje , desconfié un poco de lo que me había contado. Pensé que al fin y al cabo era la opinión de un hombre, una vez más quitando importancia a lo que nos ocurría a las mujeres.

Mi experiencia real

No he tenido absolutamente ningún síntoma negativo. Ni sofocos, ni sequedad vaginal, ni aumento de peso. Siempre pensaba que estaban por llegar, que en algún momento aparecería alguno de ellos, pero no ha sido así.

Menopausia y sexualidad

Ocurrió todo lo contrario, he disfrutado y disfruto del sexo como cuando tenía 30 años, pero ahora sin el eterno temor a quedarme embarazada.
Creo que es fundamental conocer otros relatos sobre la menopausia, sin quitar importancia por supuesto al hecho de que muchas mujeres tienen síntomas desagradables, pero también ver en ella un proceso natural, no necesariamente negativo, como ha sido mi caso. Hay mucha vida tras la menopausia.

 

Y. la necesidad de información sobre el climaterio y la menopausia

Todo empezó con irregularidades. Tuve la regla muy pronto, la menopausia me llegó con 46, lo viví como el tipping point, como una serie de pequeños cambios que se hacen más grandes hacia un cambio más significativo. Es como un ecuador en la vida. Con el ginecólogo que tenía antes el me hablaba de cambios fisiológicos, nadie más me habló de eso, solo sabía lo de los sofocos, me generó muchas dudas sobre la sexualidad, no tenía pareja en aquel entonces. Una amiga a que le habían quitado los ovarios iba un poco más adelante y me iba contando cosas.

A parte de la comodidad obvia de que no tienes la regla, nunca cambié de estado anímicos ni ahora ni con los ciclos. Si que noto artritis, cambios en los huesos.

Al principio tuve un bloqueo desde el punto de vista de las relaciones sexuales y emocionales , pero luego no fue así y encontré una nueva pareja.

Los sofocos

Los sofocos son muy pesados, no son graves pero molestos. He echado de menos que me lo contasen. A cada una les pasan cosas diferentes, síntomas o como queramos llamarles. Lo relato a mis amigas que todavía no han pasado por ello y con humor, que es una buen forma de tomárselo. Con los sofocos he despotricado unas cuantas veces. No tengo ninguna certeza sobre lo que nos pueda ayudar con lo que nos ocurra. Es un poco como una caja negra.

 

Por último, nuestra fisio osteópata especialista en salud urogenital, Tania, trata a muchas mujeres en esta etapa, nos cuenta el caso de F.

Dolor vulvar al sentarse, en la penetración y ausencia de líbido.

Lo achaca al climaterio, lleva 2 años sin menstruación, en el acompañamiento encuentran 3 aspectos que tienen solución. Uno es la fragilidad de la piel y capilar que con hidratación con aceite de pompeya y estimulación mejora muchísimo, el aspecto de ausencia de labios y atrofia cambia y la mucosa se vuelve sonrosada. Es como una flor que hay que regar.

Hipotiroidismo subclínico y menopausia

Además se le diagnostica hipotiroidismo subclínico, tratándolo le ha mejorado la libido.

Hipertonia del periné

El dolor en la penetración parece ser debido a hipertonía de la musculatura del periné, así que enseñándole un masaje y haciendo revisiones mensuales durante 3 meses el dolor ha remitido. Todavía cuenta que hay camino por hacer para mejorar la libido..

El tratamiento holístico

Al final encontró en Zentro Empatía a personas que sí entendían, que sí tenían soluciones, que sí le explicaban todo lo que podía pasar, lo que podía hacer y a lo que no tenía que temer. Profesionales que entienden lo que es el climaterio y que dan una respuesta holística
Vamos a entrar en la menopausia sin miedo y sin prejuicios ¿No contamos más que nunca con nuestras madres en esa época? ¿No tenemos amigas que nos resultan maravillosas por su experiencia y por como afrontan las cosas? ¡Unidas y acompañadas, tenemos que romper con esos temores y tabúes!
Al pasar por todo esto he recordado muchas veces la frase que nos decían cuando te venía la mestruación, «ya eres una mujer». Y cuando se va ¿dejas de serlo?

 

Esperamos que tanto la información como los relatos te hayan servido para colocar la plenipausia como una etapa vital más, afrontarla sin miedos y con total naturalidad.

En Zentro Empatía estamos encantadas de darte toda la información que necesites, solo tienes que contactarnos a través de nuestras redes o directamente a nuestro teléfono o dirección de correo.

Leave a Reply